A nivel internacional, hay una alerta por la aparición de una nueva droga que causa severos daños en el organismo de quien la consume, ya que es más adictiva que la cocaína. Se trata de la droga conocida como “Krokodil”.

krokodile3

Creada en Rusia, “Krokodil” es diez veces más fuerte que la heroína y más económica. Se trata de la desomorfina, que puede fabricarse en casa con productos de fácil acceso y económicamente muy asequibles, cuyos efectos duran como máximo dos horas, por lo que quienes son adictos a ella pueden estar inyectándosela durante todo el día.

Este opiáceo causa serios daños en las venas e infecciones en los tejidos blandos, seguidos rápidamente de gangrena y necrosis. El daño en el tejido blando ocurre alrededor de las zonas inyectadas. La droga también parece amontonarse en las venas, ya que no logra disolverse completamente en la sangre. Las acumulaciones se abren camino hacia lugares distantes del cuerpo y comienzan a dañar tejido.

Actualmente, “Krokodil” es un problema de Estado. El Ministerio de Sanidad ruso ya recibió iniciativas populares para que se intente acabar con la barra libre de fármacos con codeína que no necesitaban prescripción facultativa, imprescindibles para la creación de la desomorfina.

Al día de hoy, la aparición de los síntomas anteriormente mencionados en el Reino Unido y Estados Unidos han hecho sonar la alarma. En tanto que la Unión Europea aún no se ha pronunciado ante la aparición de este fenómeno, aunque es posible que en las regiones más pobres del continente puedan aparecer los primeros focos de esta droga casera.

Por lo que toca a América, la historia de las hermanas Amber y Angie Neitzel es impactante. Ambas son la prueba fehaciente de que la poderosa y destructiva droga ya se encuentra en nuestro continente.

Las hermanas Neitzel confesaron haber estado abusando de esta droga, y las consecuencias de su consumo están a la vista y son catastróficas.

krokodile2

Las estadounidenses reconocieron no haber estado al tanto que la droga que estaban consumiendo era Krokodil, sino que pensaron que era heroína, lo que tiempo después tras un par de semanas de consumo quedó a la vista que era erróneo.

“Los efectos del Krokodile son los peores que he visto en mi vida”, declaró al portal Daily Mail, Abhin Singla, especialista con 16 años de experiencia en drogas.

El doctor Singla señaló que en lo personal se encuentra asustado por la llegada del Krokodil a Estados Unidos. Según el profesional, en las últimas semanas se han registrado cinco casos que son prueba de que la droga llegó hasta el continente para quedarse.

“La verdad es que no sé cómo se puede detener esto. Creo que los primeros que tienen que hacer algo para frenar la expansión de esta droga es la policía. Ha habido un número de casos importantes en todo el país y es hora de empezar a hacer algo”, finalizó.